Project Description

De nuevo un año más celebramos esta Fiesta de la Dormición de Maria, de su Asunción a los Cielos. Este Año el Candil de María entra en esa sintonía que a lo largo del año hemos venido compartiendo desde el P. Marie-Dominique Philippe con “El Misterio de María” os compartimos un pedacito de sus escritos:

“Todo es simple y divino en esta última etapa…por eso la escritura se calla a propósito de esta última etapa de su vida, que está toda reservada a Dios, para hacernos comprender que, cuando Dios nos oculta de este modo en Él, da a todas nuestras actividades una nota del todo divina, amante, infinitamente fecunda”. (Misterio de María)

También nos  sumamos a la celebración que en Burgos se viene celebrando, desde que se han inagurado las actividades para la celebración del VIII Centenario de la Catedral dedicada a Santa Maria.

Feliz Fiesta! Bendiciones!

2019

 

En el Año 2017, El Candil de María festejó esta Fiesta de la Asunción de María desde la petición que el Grupo Pase Estepona, realizó en Agosto, pidiendo nuestra colaboración en las “semillas” de su pag. web. Cada día comparten el evangelio, y nos regalaron la posibilidad de hacer una pequeñita meditación sobre la Fiesta de la Asunción de María que celebramos en el día de Hoy. Os compartimos esa breve meditación desde aquí y os damos a conocer a este Grupo de Paz, Amor, Solidaridad y Esperanza de Estepona, Málaga. Si quieres conocer a este Grupo de Vida y Fe puedes ir aquí: Grupo Pase

 

                                           Llegó… “una mujer vestida de luz, la luna por pedestal, coronada con 12 estrellas” ,

                  llegó y quedó asombrada cuando el ángel le anuncio una de las mayores aventura, ser la Madre de Dios;                

llegó impresionada, con la sorpresa latiendo la vida, cuando echó a correr hacia la montaña y su prima Isabel se llenó de alegría;

                      llegó vestida de luz al dar a luz al hijo de Dios, de nombre Emmanuel, Dios con nosotros, palabra y vida;

                                   llegó temblando al Gólgota, de pie ante sus pies, y su corazón desgarrado, coronando la obra del Misterio que el Padre ofrecía a esta Madre, a este Hijo;

                                              llegó refulgente de luz, cuando le vio partir a lo Alto, en sus blancas vestiduras;

               llegó Esperanzada y el cenáculo se vistió de Fiesta, augurando ese inicio de la Iglesia que se originó en el calvario, y llegó y llegó, ardiente, herida, acompasando el dolor y la esperanza,

            llegó como un soplo de vida, asumiendo la luz de tanto drama, vertiendo sobre lo Alto del Cielo, su derroche de amor y dando gracias…

                                                 llegó asumiendo la volatilidad de un cuerpo que generó Vida, que se cansó, que caminó, que se revistió, que se abrió a la inmensidad de Su Presencia y su Palabra;

                                           llegó y llegó, y de tanto llegar a cumplir la perfecta Palabra del Padre, fue llevada en volandas;

                                                              entre cantos de ángeles y flores con Su-Misión ya asumida, contemplada, completada y concluida;

                                   y acabó de llegar siendo ella coronada, de estrellas, de luces, sostenida por un Hijo que asume la Palabra,

                                       sostenida por un José que se despierta entre dudas y hazañas, sostenida por un Dios que se hace carne en sus entrañas.

                                                  …Ella, llegó y llegó sin marañas, con los velos del corazón descorridos presenciando las batallas, los conflictos, las miserias humanas …y porque ella fue de carne y hueso, hoy te pregunto:

                                          ¿cómo llegas a la vida? ¿Cómo capeas las miradas de tus sombras, los encuentros con tus miserias, tus heridas, tus entrañas?

                                                     ¿Llegas vestida de fiesta, o de guerra?

                                                       ¿Llegas sabiéndote superviviente, reconociendo que en Dios está tu esperanza,  sabiéndote en manos de un Padre que abraza, y que te defiende del cruel dragón que devora y que mata?

                                         ¿Llegaste a este día, a esta etapa de vida, a este tiempo, como Ella?

                                                         ¿Sabiendo que hoy cumpliste Tu-Misión y mañana será otra, y otra la que nazca?

                                                ¿Cómo llegas? ¿Tal vez arrastras? ¿Por el mar? ¿Por el aire, en vuelos de gracia?

                                               En este día de Fiesta, de Solemnidad con María, pregúntate como llegas a esta celebración

                                                                      ¿Qué te ausenta de la Fiesta o que te acerca? ¿Qué te apasiona y que te alegra?

                                        Para que puedas decir como Él, “Todo está cumplido”,

                                                  para que puedas vivir el “Expiró” recogiendo como Ella su Soplo Divino,

                           su aliento vital en donde se nos regalaba la Vida, todo un Dios, engendrando vida desde la locura de la Cruz,

                           y ella, llegó acogiendo, partida por dentro, contenta entre sueños, con la fuerza del designio divino golpeando en su pecho.

                                       ¿Cómo escucho yo los designios de Dios en mi vida?

                                                                       ¿Dónde se originan, dónde se alimentan, dónde habitan?

                              Ella llegó sabiéndose en mudanza continua, y mudó su cuerpo entero, ascendiendo a los Cielos en cuerpo y alma,

                                                  María esa mujer llamada, creada para el proyecto de Dios, fue ascendida al Cielo completando así su vocación “Dejarse Hacer”, sin oposiciones, ni fuerzas contrarias que la retuvieran en sí misma.

                                                  Se dejó vencer, se dejó crear, se dejó verter, se dejó incendiar, se dejó ascender, como Ave María…!

                     Y de su dejarse hacer, nació la ternura con la que hoy recuerdo el acontecimiento del 2 de agosto                

                                  en la porciúncula donde S. Francisco fue impresionado por la presencia viva de Jesús y María.

                                                               Recién comenzando la novena de María, Asunta al Cielo, de 2016,

                                       desde Asís recibía el mensaje en que se me pedía colaborar con vosotros,

                                       con esta semilla de palabra para alimentar nuestros corazones inquietos

                           que no encontraran descanso después de tanta lucha, si no es en los designios de Dios.

                   Os invito a releer la palabra del Apocalipsis, esa lucha del dragón con la mujer a la que quiere devorar…!

                                     San Miguel Arcángel desde su ¿quién como Dios?, la defenderá hasta el último hálito de vida, salvando al Hijo que llevaba en sus entrañas.

                                         ¿Qué rescatas tú de la muerte? ¿Qué rescate vives como pago por los demás?

                                        ¿Qué acciones te elevan, que situación te aligera? ¿Qué das que libera a otro?

                                                                                       ¿Qué ofreces a los demás que te aligeran sus vidas?

                                                                           Él por ti asumió la Muerte, Naciendo de nuevo a la Vida;

                                 Él pagó el rescate con su cuerpo, Ella es liberada hacia el mismo destino que Jesús, por la entrega de su cuerpo y de su gracia!

                                               ¡Que cada día vivido entregado, donado, sea una oportunidad de rescatar Vida, de liberar Vida!.

                                                                                                                                     Bendiciones!                                                                                                     Beatriz Elamado

 

 

En este día recordamos un momento especial en la Vida de María, su camino hacia el Cielo, es su Asunción en Cuerpo y Alma. Esto significa que Ella es elevada por el poder de Dios, como en su día lo fue también Jesús, por su propio poder en la Ascensión.

Recordamos a María como “A través del amor, tu pie camina y se va levantando de la tierra”. Su Hijo quiso unirla a su Misterio hasta el Final, llevándola consigo, a su lado. Dios, después de que María dijera ¡Sí! a su proyecto de Amor y Misericordia sobre la Tierra, la lleva y plenifica elevándola consigo. Ella consuelo de nuestra vida, vuelve a ser faro luminoso que nos empuja a vivir descubriendo que formamos parte del proyecto de Dios, que a Él tendemos, y que después de nuestro peregrinar por la Tierra, participando de su camino, al final, a Él nos uniremos alegres de sabernos unidas a Dios. En esta Fiesta María nos invita a recorrer los caminos de la vida, alegres o dolorosos, sabiéndonos reconciliadas con  los designios del Padre, como Ella nos muestra con su:

“¡Si!, ¡Aquí estoy!, ¡Hágase!”

Una pincelada de Historia:

Además, esta Fiesta forma parte de uno de los 4 Dogmas de María, que la Iglesia ha proclamado a lo largo del tiempo. Fue promulgado en la Constitución “Munificentissimus Deus”.

El Papa Pío XII definió solemnemente el dogma de LA ASUNCION de MARIA el 1 de Noviembre de 1950.

Para saber más sobre que es un Dogma:

Un dogma es una verdad absoluta, definitiva, inmutable, infalible, irrevocable, incuestionable y absolutamente segura sobre la cual no puede flotar ninguna duda. Una vez proclamado solemnemente, ningún dogma puede ser derogado o negado, ni por el Papa ni por decisión conciliar.


Suscríbete y estarás informad@ de las últimas noticias sobre los Días de María

Nombre

Correo electrónico