Project Description

El Candil de María tiene la luz de las velas en la intimidad de la oración. Es una invitación al encuentro con la mujer que concibió a Jesús, la elegida, a través del hilo de cuentas que nos conecta con su vida.

“En el Rosario he hallado los atractivos más dulces, más suaves, más eficaces y más poderosos para unirme con Dios.” Santa Teresa de Jesús

Este proyecto es un testimonio, es una ventana abierta a nuevos testimonios, cuya fuente de iluminación es María. Su mano ha guiado los pasos de Beatriz. Compartir el calor, la alegría, la pasión y la fe que arropan su viaje, es la razón que le ha movido ha iniciar esta aventura.

El Candil de María ha ido mostrándome su Luz en esta andadura de transitar por el Encuentro con la Palabra, con la Llamada, con María y con la experiencia de Jesús, en una fuerte Misión que hemos sentido con la Iglesia: hacer latir el corazón del mundo, desde esa propuesta del Papa Francisco: “¡Despertar al mundo! ¡Sed testimonio de un modo distinto de hacer, de actuar, de vivir! (Antonio Spadaro, “¡Despierten al mundo!”. Coloquio del Papa Francisco con los Superiores Generales, La CiviltàCattolica 165, ‘2014/I’ 5).

Confiándonos la tarea de despertar al mundo el Papa nos impulsa al encuentro con los hombres y mujeres de hoy a la luz de dos elementos pastorales que tienen su raíz en la novedad del Evangelio: la cercanía y el encuentro.”

Vamos a orar! Vamos a rezar el rosario desde la conciencia! Vamos a jugar, a encender la luz, a compartirla, a expandirla! El Candil de María es un pequeño rosario de cuentas que empiezan y terminan en la Cruz, en la muerte y en la resurrección. El Candil de María quiere recoger la fuerza de la oración como camino para resucitar continuamente a la vida en la fe.

El Candil de María inicia ahora su recorrido, con el fin de renacer una y otra vez a la vida; y como en ella quiere poner señales, quiere generar una sonrisa, una sorpresa, un juego de complicidades, una humilde intención de convertir en fiesta la grandeza de María y la oración del Rosario.

Y en nuestra celebración no puede faltar la música. En este aspecto, te presentamos un trabajo que se titula “Los tres cauces”.

¿Por qué 3 Cauces?
Así lo quiso el Espíritu!
Habrá que seguir jugando para interpretar las señales